Cuando bajes del avión y pongas un pie en Valencia, mirarás ese último mensaje, ese que no respondiste, ese del que pasaste. “Ya hablaremos cuando vuelva, aquí no solucionaremos nada” me dijiste, de eso harán dos semanas o tres. Si, sé que no solucionaremos nada a 1.252 km de distancia.

Disfruta del viaje, de ese gran viaje, sé que lo estás disfrutando, pero cuando bajes del avión y pongas un pie en Valencia y mires ese último mensaje, me gustaría pedirte que lo pensaras dos veces antes de llamarme, que contaras hasta diez antes de hacerlo. Te pido que hagas eso que yo no hice en su día, hace ahora cuatro meses, que pienses si es lo mejor.

No será la primera vez que nos hagamos daño, tampoco creo que sea la última… Esto es así. Cada uno de nosotros va a su rollo, e ir a su rollo significa que en algún momento uno de los dos sufre por lo que el otro hace, o no se atreve a hacer. Siempre ha sido así. Supongo que llegará algún día en el que volvamos a entendernos como antes, aunque cueste, aunque duela. Porque he de reconocer que pese a todo me gustaba como era antes, me gustaba mucho más que ahora, pero siempre uno da más que el otro, y el otro recibe… Ahora ya no tengo claro quién de los dos es quién. Me gustaba como era antes por la transparencia, porque estábamos sin filtros, porque podíamos decir cualquier cosa o no decir nada, simplemente tumbados mirando al techo, y no pasaba nada, porque ambos nos entendíamos con miradas y sabíamos que hacer.

No será ni la primera ni la última vez que nos hagamos daño… En algún momento tendremos que decidir si seguimos así o dejamos ya de hacernos daño.

tumblr_n4f8i58umt1rvlu56o1_500

Advertisements