Sí -continuó él-, es uno de los grandes secretos de la vida. Hoy día, la mayor parte de la gente muere de una especie de asqueroso sentido común, y cuando es demasiado tarde descubren que lo único de lo que nunca nos arrepentimos son los errores.

Advertisements