Ilusión óptica.

Creo que a veces echo de menos esos ojos verdes que aparecen en el espejo de vez en cuando.

Son de un color verde oliva, con toques de verde agua estancada. Son de ese color que me encanta, que pocas veces puedo ver. Que pocas veces puedo ver bien. Son el color de los ojos de llorar.

Son de ese color de la ilusión.

Advertisements

Todos sueñan

Todos sueñan

El mendigo sueña con un billete en su vaso

y el vaso con una boca que lo bese.

Por la acera donde suspira el vaso

pasa un adolescente que sueña con invitar a bailar a Eva

mientras Eva sueña con conocer algún día al futbolista de su carpeta.

Los futbolistas sueñan con poder ir con sus chicas al cine

y la chica el cine que no les dará las entradas

sueña con un fin de semana libre.

El parado que se pasa los sábados y los domingos al sol

sueña con un puesto de-lo-que-sea-en-donde-sea

y el inmigrante ecuatoriano que aceptó

ese trabajo insalubre antes que él sueña con tener papeles.

El funcionario que le denegó el permiso de trabajo

sueña con la hora del cigarrillo

y de camino hacia al estanco choca

con un hombre gris que sueña con ser cantante

y que ignora que el cantante sueña

con que le miren sin luz de escenario,

alguien que quiera mirarle dentro.

Tras el concierto su manager

sueña con un contrato millonario.

 

Y yo sólo sueño con volver a verte.

Marwan

 

IMG-20160308-WA0022

Soñamos, con la puerta abierta al universo de nuestra mente.

Que queme

Que queme, que queme mucho. Que al contacto con mi piel blanca y fría haga salir vapor. Que el vapor me queme la garganta y me haga toser. Que deje roja mi piel. Que queme, que duela, que duela mucho. Que porque duela no me haga apartarme, y que siga doliendo. Y dejando marca. Que no se me olvide que quema, y que duele.
Recurrir al contraste, al frío, al que hace picar la piel, el que deja helada. Hasta que también duela. El frío. El frío es más agradable.
image
Después ya llegará el placer. Si llega.

Pequeña, eres revolución.

Adopta Un Monstruo Azul

Estás demasiado gorda; deja de comer.
Estás demasiado delgada; ¿comes bien?
No te pongas la falda tan corta, pareces una puta.
¿Por qué siempre vas en pantalones? Pareces un tío.
No pienses demasiado alto,
no hables,
no bailes,
no folles.
Cruza las piernas cuando te sientes,
ponte tacones, eres bajita,
no digas tacos,
maquíllate un poco, tienes mala cara.
No te rías de esa forma,
no mires a los ojos,
píntate las uñas; no te las muerdas,
no te rompas las medias,
pórtate como una señorita,
se perfecta.
Ya está bien, joder. Soy mujer, no una muñeca de plástico a la que puedes manejar y modificar a tu antojo.
No, no soy una Barbie con menos curvas que cerebro,
ni una princesa que se pasa el santo día cantando y esperando a que llegue ese príncipe azul. Soy mujer, una mujer real. O al menos, mi mujer real.
De la…

View original post 344 more words