¿Qué pasaría si quisiéramos desaparecer? No desaparecer en el sentido de que te secuestran, sino desaparecer y alejarte de la gente que te conoce, poder empezar de nuevo, poder hacer cosas nuevas o viejas, pero poder hacerlas en otro lugar completamente diferente, en donde no tuvieras ningún tipo de lazo.

¿Cómo sería? ¿Nos sentiríamos por fin libres? ¿Necesitaríamos contactar con aquello que dejamos atrás?

Imagina que tienes que tomar una decisión: quedarte con tu vida tal y como está, como la conoces, haciendo las mismas cosas día tras día, con la misma gente a tu alrededor, sin posibilidad de ningún cambio, nunca; o poder cambiar radicalmente, empezar de nuevo en un lugar nuevo, pero sin posibilidad de marcha atrás.

¿Qué elegirías? ¿Cómo sería?

La caja de galletas 

– Piensa que la vida es como una caja de galletas.

– Quizá sea un poco tonto, pero a veces no te entiendo.

– En una caja de galletas hay muchas clases distintas de galletas. Algunas te gustan y otras no. Al principio te comes las que te gustan, y al final sólo quedan las que nobte gustan. Pues yo, cuando lo estoy pasando mal, siempre pienso: “Tengo que acabar con esto cuanto antes y ya vendrán tiempos mejores. Porque la vida es como una caja de galletas.”

– Eso es filosofía.

– Pero es cierto. Yo lo he aprendido de manera empírica.

Deux ex machina I

“La característica de su obra radica en que hay diferentes cosas que se van complicando las unas con las otras hasta que cualquier movimiento se hace imposible. Salen muchos personajes, cada uno con sus propias circunstancias, razones y quejas, todos persiguiendo, a su modo, la justicia y la felicidad. Por ello, todos acaban encontrándose en un callejón sin salida. Lógico, ¿no le parece? Es imposible que prevalezca la idea de justicia, que todos alcancen la felicidad. Y se produce el inevitable caos. ¿Entonces qué cree usted que sucede? En realidad, algo muy simple. Al final aparece un dios. Y controla el tráfico. Tú vas para allá, tú te quedas aquí. Tú te juntas con aquél, tú te quedas aquí un rato quieto. Todo se resuelve. A esto se le llama deux ex machina.